Escuela rural METI- Rudrapur (Bangladesh). Anna Heringer.

METI 002

Bangladesh, el país más densamente poblado del mundo, ocupa un fértil terreno aluvial en el golfo de Bengala. Las técnicas de construcción tradicional, con tierra y bambú, desconocen los cimientos y la impermeabilización. La entidad promotora de la escuela, el Modern Education and Training Institute (METI), fomenta el desarrollo de las habilidades e intereses particulares de sus alumnos, lo que se refleja en su programa; junto a las materias básicas –lenguaje, matemáticas, ciencias naturales y sociales. En la escuela se imparten materias artísticas, y sus métodos incluyen el debate, el trabajo en grupo y la meditación. Así, en la planta baja, en conexión cn las tres aulas rodeadas de gruesos muros de tierra, aparece un espacio similar a una cueva de superficies suaves y orgánicas donde los niños pueden experimentar estados de recogimiento, exploración y concentración. La planta alta, por el contrario, ofrece luz y amplitud, y sus pareces de bambú se abren a las vistas hacia los árboles y la aldea. La luz y las sombras del bambú se alternan en los suelos de tierra, en contraste con las telas de colores de los saris del techo.

El edificio descansa sobre una cimentacMETI 006ión de ladrillo, de medio metro de profundidad. Otra novedad constructiva ha sido la instalación de una barrera de vapor en forma de doble capa de polietileno. La planta baja se construye con muros de carga, realizados con una mezcla de barro y paja que se apila sobre la cimentación en capas de unos 65 centímetros de altura. Tras una primera fase de secado, la verticalidad de las paredes se rectifica con una pala afilada. La siguiente fase de secado dura aproximadamente una semana, después de la cual se aplica una nueva capa de tierra. En las capas tercera y cuarta se insertan los cercos y dinteles de ventanas y puertas, así como un zuncho de gruesas cañas de bambú como durmiente para apoyar la cubierta.

METI 007El techo de la planta baja consiste en tres capas de cañas de bambú contrapeadas. Como parte del forjado se dispuso una capa de entarimado de tras de bambú relleno de tierra, al modo de las construcciones tradicionales en tierra europeas. La planta superior es una estructura de entramado de vigas y pilares de bambú con elementos diagonales de rigidización que sirven a la vez para prolongar el alero. Las paredes se han dejado de tierra vista, y los huecos se enmarcan con un enfoscado de cal.

Construido con técnicas que favorecen la implicación de la comunidad local, el proyecto de la escuela rural METI reinterpreta con un lenguaje contemporáneo la arquitectura tradicional de Bangladesh.

METI 004

En la construcción de la escuela han participado como mano de obra muchos de los habitantes de aldea, amasando la tierra con paja y agua, levantando los muros con la mezcla apisonada, montando la estructura de bambú de la planta alta, o enfoscando los huecos con mortero de cal. Las telas de seda de los saris colocadas en los techos y huecos aportan color y ligereza al conjunto.

Anna Heringer

Anna Heringer nació en Rosenheim (Alemania) en 1977. Su trabajo se centra en el uso de materiales y técnicas locales para crear edificios que sean distintivos de su lugar. Su proyecto fin de carrera -una escuela en Bangladesh construida en barro y bambú- , se materializó em2006 em Rudrapur, donde vivió en 1998 como voluntario de la ONG local, Dipshikha. Desde 2008 hasta 2011 dirigió el estudio BASEhabitat en la Universidad de Linz. Además, ha sido pofresora de talleres internacionales en Bangladesh y Austria, y desde 2010 es profesora honoraria de la Cátedra UNESCO de Arquitectura de tierra. Su trabajo se ha expuesto en el MoMA de Nueva York, en La Loge de Bruselas, en la Cité d’architecture et du patrimonie de París y en el MAM de São Paulo.

Anna Heringer

Escuela de Formación profesional DESI. Rudrapur (Bangladesh). Anna Heringer.

DESI 00

Un 75 por ciento de los 176 millones de habitantes de Bangladesh vive en un entorno rural, en aldeas construidas con bambú y tierra. Aunque estos materiales son duraderos, en las nuevas viviendas erigidas para respuesta a la creciente demanda de alojamiento también se utilizan ladrillos, cemento o chapa, materiales que son más perjudiciales para el medio ambiente y menos afines a las tradiciones del lugar.

DESI 02

El edificio de formación profesional en electricidad, promovido por una ONG para el desarrollo rural, es una innovadora interpretación de el asa tradicional bangladesí. Lo habitual en el entorno rural es que todas las funciones domésticas –cocinar, dormir, asearse- se localicen en construcciones separadas entre sí y dispuestas alrededor de un patio central. En este edificio, por el contrario, todas las funciones de su programa docente y laboral se integran en un volumen. El proyecto alberga, así, un uso que ya no está relacionado con la agricultura, pero que aún mantiene una fuerte conexión con el contexto. La pieza consta de dos aulas, dos despachos y dos viviendas para los profesores. Cuenta con un bloque de aseos separado con dos duchas y dos inodoros para los instructores y otro aseo para los alumnos. Un aula, un galería para clases prácticas, dos despachos y los aseos, en planta baja; otro aula y los dos apartamentos en la planta alta. Una instalación de paneles fotovoltaicos cubre las necesidades energéticas del edificio, además de alimentar un motor para el bombeo de agua potable. Un sistemaDESI 04 de paneles solares térmicos da respuesta, por su parte, a la demanda de agua caliente. Los aseos cuentan con una fosa séptica de dos cámaras, una solución que por primera vez se incluye en una construcción en tierra en Bangladesh, demostrándose con ello que los requerimientos de la vida moderna son compatibles con la construcción tradicional.

El edificio equilibra, de este modo, high-tech y low-tech. Los métodDESI 17os constructivos más básicos se combinan con innovadores sistemas alimentarios con fuentes renovables. El sistema pasivo de calefacción y refrigeración, así como la optimización de la iluminación y ventilación naturales, permiten que e modesto sistema de paneles solares sea suficiente para garantizar la autonomía energética del edificio. Además, la construcción ha servido para formar a setenta artesanos en las técnicas tradicionales de construcción en tierra. En el proceso de construcción se han recuperado técnicas tradicionales, basadas en el uso de materiales como el barro mezclado con paja y amasado con la ayuda de búfalos de agua, y el bambú, cuyas varas forman celosías.

DESI 09DESI 13